Estrategia nacional para la prevención del consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad

 

 

Cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que cada año mueren 3.3 millones de personas debido al consumo nocivo de alcohol, representando el 5.9% de todas las defunciones reportadas y siendo un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.


Asimismo, la OMS posicionó a México en el décimo lugar de consumo en América Latina (2014) y de acuerdo a los datos del Observatorio Interamericano de Drogas (OID), nuestro país ocupa el quinto lugar de consumo de bebidas alcohólicas al considerar países de América del Norte y América Central.


La Organización Panamericana de la Salud (OPS), en su “Informe de situación regional sobre el alcohol y la salud en las Américas” en 2015, advierte que los adolescentes entre 15 y 19 años de edad presentan más episodios de consumo excesivo de alcohol en la Región de las Américas que casi en cualquier otro lugar del mundo, después de Europa, encontrando en México el 39.5% de episodios en hombres y 3.6% en mujeres.


El exceso en el consumo de alcohol provoca graves efectos secundarios a la salud de la población en cualquier edad, como son:


  • Accidentes automovilísticos.
  • Caídas, ahogamientos y otros accidentes.
  • Suicidio.
  • Violencia y homicidio.
  • Ser víctima de delitos violentos.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Embarazo no deseado.
  • Agresión sexual o violación.


En México, la “Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes” en 2014, tuvo por objetivo conocer la prevalencia de consumo de alcohol en la población estudiantil de 5° y 6° de primaria, secundaria y bachillerato, demostrando que la prevalencia total de consumo de alcohol es de 53.2% en estudiantes de secundaria y bachillerato y en alumnos de primaria, la prevalencia es de 16.9%.


La situación mundial y nacional sobre el consumo nocivo de bebidas alcohólicas es alarmante; en México, la edad promedio de inicio de consumo de alcohol en los estudiantes mexicanos es de 10.6 años y la prevalencia de consumo en secundaria y bachillerato es de 53.2%.


Por lo anterior y en cumplimiento a los esfuerzos nacionales para reducir el consumo de alcohol, en marzo de 2016, durante la Décima Tercera Reunión del Consejo Nacional de Salud, se emitió un acuerdo en el que a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC) y con el apoyo de las Secretarías de Salud Estatales, se diseñó  la “Estrategia Nacional para la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad” con el propósito de implementar acciones de regulación, fomento y control sanitario en establecimientos que expendan y suministren este tipo de bebidas en el territorio nacional.

 

Dicha estrategia, contempla la implementación de acciones de regulación, control y fomento sanitario en establecimientos que expenden bebidas alcohólicas en el país con el objetivo de evitar la venta a menores de edad, con fundamento en el Artículo 220 de la Ley General de Salud que a la letra dice: “En ningún caso y de ninguna forma se podrán expender o suministrar bebidas alcohólicas a menores de edad”. La violación a esta disposición será equiparable con el delito de Corrupción de Personas Menores de Dieciocho Años de Edad o de Personas que no tienen Capacidad para comprender el Significado del Hecho o de Personas que no tienen Capacidad para Resistirlo.”


La estrategia se divide en dos ejes principales: Fomento sanitario y Operativos de vigilancia sanitaria.

 

En atención a este esfuerzo nacional, desde el mes de septiembre, la Secretaría de Salud y Servicios de Salud de Morelos, a través de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Morelos (COPRISEM) puso en   marcha la primera etapa de la estrategia,  en la que los establecimientos y puntos de venta deberán observar las siguientes disposiciones:

 

Establecimientos (restaurantes, bares, antros,)

 

  • Establecer un mecanismo para acreditar la mayoría de edad de los clientes que consuman bebidas alcohólicas, que permita contar con evidencia de su aplicación (protocolo).
  • No permitir la entrada a menores de 18 años en establecimientos conocidos como “antros”.
  • Colocar los rótulos alusivos a la no venta de bebidas alcohólicas a menores de edad.
  • Revisar de manera permanente el protocolo.

 

Puntos de Venta

 

  • Implementar un protocolo para garantizar la mayoría de edad en los clientes que adquieran bebidas alcohólicas; así como un mecanismo que permita contar con evidencia de que se aplica dicho protocolo.

 

A partir de 2017, se implementará la segunda etapa de la estrategia que incluye la vigilancia sanitaria por parte de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Morelos  a establecimientos y puntos de venta de manera aleatoria  para corroborar el cumplimiento de las disposiciones sanitarias referidas anteriormente y en caso contrario, podrán hacerse acreedores a la aplicación de medidas de seguridad como suspensión parcial o total de actividades e imposición de sanciones administrativas.

 

Para mayor información para establecimientos y puntos de venta,  comunicarse al teléfono 777 3185641, Ext. 110 y 114 de la COPRISEM.

 

Descargables:

 

Guía de buenas prácticas para la Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad”.